TULIO ZULOAGA: DECIDIDO A COMERSE EL MUNDO

TULIO ZULOAGA: DECIDIDO A COMERSE EL MUNDO

Ha construido una comunidad fiel que lo sigue en sus contenidos de cocina. Acaba de graduarse en Buenos Aires como Profesional de Parrilla Argentina, y regresará a la televisión con un programa de emprendedores que será emitido por un canal internacional.

POR FERNANDO MOTTA

FOTOS ARCHIVO PARTICULAR

Cuando a Tulio Zuloaga le preguntaban en su niñez qué pretendía ser en la vida, él respondía que sacerdote o cantante. Y recuerda que, en su infancia, sus padres le ponían un banquito en la cocina porque le gustaba preparar recetas y siempre estaba inventando sopas.  A los 13 años lo invitaron a una grabación de televisión y, aunque tuvo problemas para ingresar al estudio, cuenta cómo vivió ese momento. “Mi mamá había conocido a alguien que manejaba el vestuario en la producción de Pequeños Gigantes, pero no me dejaron entrar porque la persona de vestuario no había dicho nada. Me quedé parado en la puerta de los estudios, eran casas antiguas en el barrio La Soledad. Empezó a llover, una señora se bajó de una móvil, se quedó mirándome y me preguntó: “oye, ¿tú quién eres?, ¿qué haces aquí?”, le respondí, ¡soy Tulio y vine a cantar! Le caí en gracia a la famosa Tony Navia, mi gran amiga y maestra y dijo: “no vas cantar, te invito a que conozcas el estudio” y me dejó pasar. Luego de observarme, me comentó: Te vi a través de las cámaras, registras bien, ¿te gustaría interpretar un rol dentro de la serie que estamos haciendo? y me dieron mi primer papel en televisión. Cuando salí de Pequeños Gigantes, años después, tuve la oportunidad de explorar otras facetas a través de una persona que me vio presentando en el Colegio Santa Francisca Romana y me sugirió audicionar en la emisora más escuchada en ese entonces. “Tú presentas bien, eres buen locutor -me dijo-, y en 88. 9 están buscando a alguien”.  Empecé a llamar y nadie me daba respuesta, hasta que una persona me dijo que era a través de una miniteca que tenía un programa en la radio, y ahí me enganché. Cuando llamé al dueño me hizo una prueba, la miniteca se llamaba Nice, a él le pareció fantástico lo que hacía y me puso a trabajar en radio a los 14 años, en un programa que se llamaba Disco Nice, así que ahí empecé otra carrera”.

Fue cuestionado al incursionar en el género vallenato, ¿cómo soportó tanta presión de sus detractores? 

Sí, en su momento, sobre todo en algunas radios juveniles, interpretaron el que hiciéramos este tipo de música como si fuera una copia de Carlos Vives, y nunca pude entender exactamente porqué. Generalmente alguien abre el camino en un género y por ahí van apareciendo personas que lo hacen muy bien, es como si tú dijeras hoy en día que si hay un J. Balvin, no puede haber un Maluma, o si existe un Maluma, no puede surgir una Karol G, porque alguien fue el creador de este género como tal. Resultó extraño en su momento porque era un movimiento musical nuevo para todos y recibí mucho bullying de algunas emisoras de radio. El público me apoyaba, los discos se vendían, y hacíamos espectáculos. La música sonaba y era número uno en emisoras como Tropicana y Olímpica Stereo, ese género me llevó a MTV, a varios países del mundo, y a vender en su momento más de un millón de copias.

¿Cómo fue lo del contrato fallido con una disquera que lo dejó sin nada en los 90?

El contrato no fue fallido, a los 21 o 22 años, me pusieron un contrato en frente en el que básicamente entregaba todos los derechos de lo que hiciera por varias generaciones, y todavía eso sigue vigente. Me quitaban absolutamente todo, había pedido en su momento como todos los artistas, un porcentaje en las ventas de los discos que era algo chiquito, por debajo del 10%, y me dijeron: “no, eso te lo damos después, no te preocupes, no hace falta dejarlo estipulado en el papel”, y jovencito e ingenuo, firmé confiado, y me quedé sin las utilidades, siendo que se había convertido en un disco muy exitoso, sobre todo, el primer disco de folclor urbano. La producción se vendía, la música sonaba, hacía uno que otro espectáculo, pero realmente el grueso del negocio venía de la venta de música de la que, en sí, no recibía absolutamente nada. Eso me fue llevando a quedarme sin ingresos, y me terminó como persona y como artista, quebrado completamente, y dejándome absolutamente sin nada. En ese momento, mi esposa Alejandra estaba embarazada, mi hijo Nicolás venía en camino y dije: tengo que hacer algo porque no puedo seguir en esta situación; y de ahí nace mi conferencia, ahora en la plataforma mundial, que se llama “Maestro en Fracasología”.

Empiezo a buscar en los clasificados qué me gustaría hacer diferente de la música y encuentro algo que dice: “Conviértete en Mecánico Automotriz”. A mí siempre me ha gustado el tema de estudiar y hacer cosas nuevas, también me llamaban la atención los carros, quizás por la vena de mi padre, Tulio Zuloaga, quien fue presidente de Asopartes durante muchos años, y me puse a estudiar Mecánica Automotriz en la Escuela Superior de Electricidad Automotriz. De ahí salgo como mecánico, no me logro graduar porque no tenía dinero para pagar el cartón, y arranco a trabajar fuertemente. Estuve 10 años cambiando aceites en Barrio Triste, en Medellín, y era chistoso porque la gente me veía en MTV y me encontraba luego arreglando motores. Siempre he tenido la teoría de que no hay un trabajo indigno, hay indignidad en no intentar y hacer las cosas. Fui muy feliz en ese terreno y logré montar un pequeño concesionario con el que aprendí todo sobre el mundo empresarial. Luego vino una gran crisis porque no tenía músculo financiero para sostenerlo, así que terminé este emprendimiento y volví a la televisión. Arranqué con un proyecto que me habían ofrecido de un magazín y lo convertí en un programa de cocina, me encontré con la profesión que había sido mi pasión durante muchos años y nunca la había ejercido.

¿Cuándo descubrió esa pasión por la gastronomía?

Siempre la tuve, porque desde muy pequeño, mis abuelos españoles me la inculcaron con muchísima fuerza. Fui el niño de las comidas raras y estaba interesado en esos sabores que llegan de afuera, gracias a unos tíos que con su lavandería se ocupaban de la ropa de los barcos que venían desde el Viejo Mundo hasta Colombia. Digamos que viví una fusión interesante entre España y Barranquilla, pero en esa época uno no consideraba el tema de la cocina como lo que es hoy en día, una profesión. Finalmente se abrió la puerta para volver a la televisión en el canal Teleantiaquia, y creé la sección Gastrosofía, que se convirtió en un éxito. Inspirado por el fenómeno mediático de Anthony Bourdain y Jamie Oliver, realizábamos crónicas gastronómicas y alcanzó un boom impresionante, al punto que me puso en la palestra de los influencer culinarios. No es que me haya vuelto un reconocido chef en el programa, antes estudié cocina en la Mariano Moreno, y cada vez que emprendo algo  lo estudio, soy más de esa teoría, por eso les digo a los blogueros: ¿quieres que te sigan o quieres que te crean?, a mí me gusta que me crean y por eso vivo en permanente aprendizaje, de hecho, hoy en día la Mariano Moreno tiene una beca por la cual me siento muy orgulloso que se llama Tulio Recomienda, para jovencitos que no tienen recursos para estudiar, y se entrega una vez cada seis meses. Luego me convertí en especialista en Gastronomía Colombiana del Sena; y sigo haciendo cursos por todo el mundo, de vinos, de cocina, y ahora respondo esta entrevista desde Buenos Aires, donde me acabo de graduar como Profesional en Parrilla Argentina. Voy a hacer lo mismo en Perú, donde he profundizado su gastronomía, y quiero alcanzar más fuerza allí. Iré a Italia y al Japón, en un par de meses, para conocer más de sus especialidades culinarias. Me fascina estudiar por fuera, obviamente para aplicar en Colombia y tener los conocimientos para poder responderle al público.

¿Cuál  es el propósito de Tulio Recomienda?

Cuando se termina Gastrosofía, que duró como dos años al aire, se volvió un fenómeno y se lo llevaron para Estados Unidos, la gente vivía preguntándome Tulio qué me recomienda, y así comenzó Tulio Recomienda.  Fui el primero en entrar a las redes sociales, en ese momento estaba naciendo Facebook en el año 2009, cuando empecé a publicar contenidos ante la sorpresa de las personas. Ya escribía en periódicos sobre gastronomía, hacía un programa en radio, continué con esta línea en los medios tradicionales, pero me encuentro con Facebook y me dio una corazonada y dije le voy a apostar, a pesar de los amigos que me decían: “eso es un juego de niños”, y en su momento lo parecía, pero empecé a trabajar con toda la fuerza del mundo en esa red. Hay muchos que dicen: “es que yo quiero hacer lo que hace Tulio”, porque es exitoso en este momento, y lo que no saben es que llevo más de 16 años con el tema gastronómico, preparándome e invirtiendo con mucha fuerza. Cuando Facebook se volvió una plataforma muy grande, antes de que existiera Instagram y todo lo demás, ya mi propuesta había alcanzado una fuerza importante. Incluso Facebook me ha pedido que sea su voz en algunas cosas para Latinoamérica, y siempre estoy muy cercano al funcionamiento y al movimiento de las redes sociales.

Estoy todo el tiempo difundiendo, trabajando, y mostrando para que la gente se acerque mucho más, primero a la gastronomía, y luego a la cocina colombiana.  Busco que las personas la conozcan, la amen, y que sientan mucho orgullo por lo nuestro.

¿Cuándo creó Burger Master, Pizza Master y Sushi Master?

Básicamente nacieron para ayudar con el mercadeo a unos pequeños restaurantes de Medellín que estaban en una situación muy compleja. Creé entonces un plan, sin dinero en el bolsillo, para que la gente viniera a conocer estos emprendimientos, porque en el 2016 y 2017, cuando empezó todo este tema del Burger Master, no sabían qué era una hamburguesa artesanal, y muchos de estos restaurantes se estaban muriendo. Comencé a diseñar un modelo que hiciera que las personas visitaran estos locales, los conocieran, los calificaran y les dieran una oportunidad, y efectivamente así fue. Inicialmente pensamos en vender 11.000 hamburguesas en once días y, de repente, resulta que las 11.000 las vendimos el primer día, generando un fenómeno monstruoso en Antioquia, pues llegamos a vender casi 100.000 hamburguesas en esa primera versión, y eso fue lo que hizo al Master famoso en Colombia. Las ciudades empezaron a decir queremos traerlo para acá, inicialmente Bogotá, luego Barranquilla, Cali y Bucaramanga, y después lo generamos en todo el país. Hoy en día se hacen, entre 21 y 25 ciudades y municipios, bajo ese esquema. Lo importante de los Master no es vender hamburguesas, eso es lo que la gente cree, que las vendemos, ciertamente se generan millones de pesos y se venden hasta 2.800.000 hamburguesas, todo eso es claro, pero en el fondo es solo una campaña fuerte de mercadeo para que la gente apoye a hamburgueseros, emprendedores y empresarios que lo hacen muy bien, y ellos se han favorecido de esa amanera. Los que participan en el Master generalmente suelen crecer, multiplicar sus locales, reformar, hay un crecimiento potencial. Cuando nosotros empezamos con esto, yo no encontré más de 200 hamburgueserías artesanales en todo el país, hoy en día en el Burger Master se inscriben más de 6.000 participantes, obviamente tenemos cupo para 300 0 350, pero es muy importante el crecimiento de un mercado que pasó de 200 locales a 6.000, de una sola comida que es la hamburguesa artesanal, y esta evolución se dio en pocos años.

¿Cuáles son los mejores tips que emplea en la cocina?

Hay tres cosas fundamentales que son: el dominio del fuego, la calidad del producto y el condimento. La mayoría de la gente trabaja en la cocina con fuego alto y todo se le quema, pero cuando aprendes a dominar el fuego, ya tienes buena parte del éxito en la receta. Ahora, no puedes cocinar con cualquier ingrediente que te pongan, y eso lo saben los cocineros hoy en día. Un buen chef con un mal ingrediente, no logra hacer nada, pero una persona que ni siquiera cocina con un buen ingrediente, es capaz de sacar un buen plato porque el mismo ingrediente brilla y habla por sí solo. Esta es una de las cosas que más les falta a muchos emprendedores y a muchos cocineros, saber que no importa tanto la utilidad sino la calidad. De otro lado, mucha gente se excede en los condimentos y las comidas le saben a una sola cosa o tapan el ingrediente principal; los grandes cocineros lo que tienen es un gran equilibrio en la mano. Y quizás el tip técnico más importante de todos es la valentía, cuando vas a cocinar no te puedes asustar con los resultados que vayas viendo, es como cuando estás haciendo una arepa de huevo y ves que se te empieza a abrir y la gente se enloquece, sacan la arepa y la tiran y el aceite explota, no, hay que dejar que la cocina ande, que el aceite ande, con tranquilidad, dejarlo hasta el último momento para lograr recetas maravillosas.

¿Cuál es la satisfacción más grande que le ha brindado la culinaria?

Es la posibilidad de ayudar a muchas personas, nada más bonito que poder crear recetas para la gente y lograr llegar a través de la cocina a tantos lugares. Desde la pandemia, y durante la cuarentena, Tulio Recomienda se hizo muy famoso y ayudó a muchas personas, eso generó que saliera de Colombia; hoy mi público principal, sigue estando en nuestro país, pero tengo muchas personas que son amigos de la red, comunidades muy grandes en Estados Unidos, Venezuela, México, Argentina y España. De las cosas más bonitas es buscar y descubrir emprendedores pequeños, callejeros y devolverles esa gloria que la calle les ha quitado, y he comenzado a demostrar que en la calle hay tan buena cocina como la de un buen restaurante, eso ha cambiado vidas, no por mí, por la gente que sigue la comunidad y que suele apoyarme, y van a conocer los emprendimientos que yo les expongo. Creo que puede ser el premio más bonito en la gastronomía y en la cocina, lograr generar un impacto en la vida de las demás personas, de todas las maneras, para que se puedan entregar con tranquilidad al arte culinario.

¿Qué opinión tiene de la gastronomía  colombiana?

Para mí es de las más grandes del mundo. Muchos colombianos, y ese ha sido gran parte de mi trabajo, continúan sin aceptar que nuestra cocina puede ser una de la más importantes, nos hace falta conocerla, enorgullecernos de ella, compartirla, descubrirla y aprenderla. Para mí no hay un lugar más interesante que Colombia y te digo, vivo viajando por todas partes. El año pasado estuve en varios lugares de Italia, de España, en Medio Oriente, en Latinoamérica, y siempre termino extrañando a las abuelitas y a los campesinos colombianos, porque todavía tenemos un tema rural, ancestral, demasiado vivo, y en ese descubrimiento vamos a hacer que la gente se enamore de la gastronomía colombiana.  En muchas partes del mundo hablan del pan de bono, de la almojábana, hace poco sacaron que uno de los platos más importantes del mundo, en cuanto a carnes, es la lechona por su forma de preparación. Hago videos y en minuto medio alcanzo a mostrar 18 platos de distintas regiones colombianas y me quedan faltando.

¿A qué atribuye su éxito como cocinero?

Desde el día uno, soy una persona verdadera, siempre le enseño a los emprendedores que si quieren ser empresarios de largo aliento tienen que ser buenas personas, trabajar mucho en su ser. Uno: no soy egoísta, lo comparto todo, siempre estoy dándole a las personas lo que sé y lo que aprendo. Dos: me preparo demasiado, no me invento nada, de modo que, en algún momento, me puedo sentar a hablar con una persona que no sabe de gastronomía, pero también puedo entablar conversación con el maestro más destacado y no me complico, sin llegar a creerme un especialista.

Soy una persona honesta, la misma que tú ves en las redes sociales es la misma que vas a encontrar en otros contextos de mi vida. Adicionalmente, estoy buscando y pensando en las demás personas, el máximo secreto es ver cómo ayudar a que las demás personas sean más felices, más exitosas, que crezcan, ahí radica el verdadero secreto del éxito.

Lleva más de 20 años de matrimonio, ¿cómo hace para mantener una relación tan sólida?

El secreto de un buen matrimonio es pensar en el otro, siempre le digo a las personas, el verdadero amor es pensar primero en la otra persona, qué la hace feliz, de qué manera la puedes ayudar a que esté cómoda y se sienta mejor, y ahí todo empieza a cambiar, a medida que vas haciendo estos cambios, inmediatamente vas encontrando tu propia felicidad. Con Alejandra somos muy amigos, trabajamos todo el tiempo juntos y eso nos ha unido durante tantos años.

¿A qué se dedican, su esposa y sus  hijos?

Somos muy cercanos porque como vivo viajando todo el tiempo, trabajamos juntos. Mi esposa es la que maneja las finanzas, la contabilidad, la administración de todo lo que tiene que ver con Tulio Recomienda. Ella desde la pandemia empezó a grabarme, viajamos por todas partes y aparte de los otros camarógrafos, ella también está al otro lado de la cámara. Nicolás es cocinero, y además de sus negocios personales, es quien maneja las conferencias, los eventos, y está involucrado en el Burguer Master. Mi hijo Daniel se encarga de la aplicación, de los nuevos negocios, de las plataformas como YouTube; mi hija Camila, la más pequeña, va a estudiar aviación, viaja conmigo y maneja el material de lo que vamos grabando, ella lo va cortando para pasarlo a edición, con eso logramos un proceso muy rápido y podemos avanzar en caliente, es decir, cuando voy a una ciudad, grabo dos o tres videos y la gente los puede ver el mismo día o, a más tardar, al día siguiente. Siempre estamos viajando juntos, creciendo, aprendiendo y nos llevamos demasiado bien como familia.

¿Qué le recomienda a la gente que quiere emprender un negocio?

Que se olviden de cuánto dinero se van ganar, deben enfocarse en lo que quieren hacer simplemente porque buscan ser más felices; piensen en qué necesitan las demás personas y en cómo se lo podrán entregar de la mejor manera. Es necesario prepararse porque a todo el mundo le interesa comprar lo mejor y seguir a los mejores; tienen que luchar para ser el mejor en su campo para que la gente vaya a buscarlos.

Tulio Zuloaga, Profesional en Parrilla Argentina.

¿Cuál fue el propósito de su viaje a Argentina?

Buenos Aires es una ciudad que me fascina, me gusta su nivel gastronómico, sus conocimientos, y ellos lideran el mundo en el tema de la parrilla, al lado de otras grandes parrillas porque obviamente también están Estados Unidos, México, Australia y Brasil. El más reconocido a nivel mundial cuando hablas de parrilla, todo el mundo en su imaginario piensa en la parrilla argentina. He tomado especializaciones en Estados Unidos, me he preparado en la parrilla argentina, y con mucha fuerza en la parrilla colombiana. He aprendido de grandes maestros, pero me faltaba profundizar en el mundo de la parrilla gaucha y lo que he vivido aquí ha sido un tema de descubrimientos, de tumbar mitos, de crecer de una manera impresionante y aprender mucho para compartir con el mundo. Me gradué como especialista en Parrilla Argentina para poder comunicar y compartir muchas cosas, porque realmente tiene muchas diferencias, desmitificaciones que son válidas y que te van a ayudar a enfrentarte a la parrilla con mayor tranquilidad.

¿Qué sorpresa trae para este año?

Seguir trabajando con el mismo ímpetu, y una de las cosas más importantes es el estudio, será un año de mucha preparación. Voy a volver a la televisión, haré un programa de emprendedores con un canal en la televisión del mundo, es un canal internacional, eso ya está dado. Ya hice los primeros pinos y firmé el primer preacuerdo. Seguiré profundizando en la gastronomía de Colombia, en nuestras recetas, quiero explorar por regiones. Además, seguiré preparando el camino para llevar los Master a varios países.

“En un mundo de críticas sin acción, yo decidí trabajar sin criticar, así que todos los días de mi vida, me levanto y me pregunto: Bueno, Tulio, ¿hoy con quién?, ¿dónde y cómo vas a construir? y me pongo a trabajar”.

“¿Te imaginas el día que todo el mundo quiera venir a comer a Colombia?”. En ese momento habremos armado una revolución social y económica absolutamente maravillosa, que hoy en día no estamos aprendiendo o aprovechando como tal”.

Anterior ALTA JOYERÍA DE GUCCI CON DARIA WERBOWY
Siguiente COMPLEJO TURÍSTICO FORESTIS

Autor

Revista MOMENTOS
Revista MOMENTOS 5977 posts

La Revista MOMENTOS, creada en septiembre del 2011, es una bella publicación digital, sobre Estilo y Calidad de Vida. Salud, Belleza, Viajes, Ambientes & Diseño, Tecnología, Cultura, Arte, Moda, Educación, Espectáculos, Entretenimiento, y Personajes de Actualidad, son algunas de las secciones incluidas en esta interesante revista. Si desea recibir las ediciones, escríbanos a inforevistamomentos@gmail.com, y se la enviaremos a su dirección de correo electrónico. Gracias por seguirnos. www.revistamomentos.co www.revistamomentosusa.com

Puede Interesarte

Personajes 0 Comments

GABRIEL GONZÁLEZ: HOMENAJE A UN PADRE EXCEPCIONAL

Para los hermanos Juan Camilo –JC–, Silvia Carolina y Daniel –Danny– González, su padre Gabriel, ha sido el motor más grande que han tenido en su vida. Como familia unida,

Personajes 0 Comments

La primavera de Lorena Meritano

Hace dos años, al hacerse el autoexamen, encontró un nódulo en su seno y de inmediato inició el tratamiento para eliminar el cáncer. Se sometió a seis cirugías. Hoy está

Entretenimiento 0 Comments

OMARA PORTUONDO Y SU CONCIERTO EN BOGOTÁ

La Diva del Buena Vista Social Club™ celebra su trayectoria musical con una gira mundial acompañada por invitados especiales. Estará de concierto en Bogotá el próximo 17 de septiembre, en

0 Comentario

¡Sin comentarios aún!

Puedes ser el primero ¡Comenta esta publicación!

Deja una respuesta