Lo malo de la sal para tu salud

Lo malo de la sal para tu salud

Es verdad que la sal retiene líquidos y que es perjudicial para la salud cardiovascular.

Recomendamos no añadir sal a los alimentos que cocina, buscar sustitutos saludables y retirar el salero de la mesa.

La sal puede ser muy agradable para el paladar y potenciar el sabor de los alimentos. Incluso, es necesaria en pe­queñas dosis para el adecuado funcionamiento del organismo.  Sin embargo, hay que entender por qué tiene mala fama cuando excedemos su consumo, en particular, para nuestro sistema cardiovascular.

El sodio, el cloro y el potasio juegan un papel muy importante en el equilibrio celular y extracelular para el manejo de los líquidos del organismo, llamado homeostasis, explica el doctor Luis Moya Jiménez, autor del libro ‘Consejos para controlar la hipertensión’ y presidente de la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión.

Cuando se pierde este equilibrio por ejemplo con aumento de sodio dado por la ingesta de la sal (cloruro de sodio) hay un desequilibrio con aumento del líquido corporal que implica compromiso con más trabajo de todo el sistema cardiovascular”, dice.

Dicho de otro modo, el organismo tiene en continuo movimiento cinco litros de sangre que el corazón bombea permanentemente y el cloruro de sodio nos hace retener líquido, entonces ya no serán cinco litros sino seis o más los que debe bombear. ¿Y cómo ?, pues aumentando la presión de expulsión del corazón y eso se llama hipertensión, que deja consecuen­cias alarmantes en el organismo.

S i esto es muy frecuente, se cronifica y el corazón y las arterias se adaptan, con aumento de su musculatura, y viene la consecuencia lógica de hipertensión permanente, lo cual trae problemas nefastos no solo en el corazón sino en todo el sistema vascular, arterias con aterosclerosis, y en otros órganos muy sensibles como el cerebro, el riñón y los ojos, dejando como consecuencia un infarto cardiaco, un derrame cere­bral, una insuficiencia renal o una hemorragia ocular”.

Hay que señalar que según la Organización Mundial de la Salud el consumo de sal debe ser menor de 5 gramos al día. La mayoría de las personas consumen de 9 a 12 gramos de sal por día, es decir, dos veces la ingesta máxima recomendada para un adulto sano.

Si bajáramos el consumo a los 5 gramos podríamos evitar la muerte de 2.5 millones por año de los casi 20 millones de pacientes   que mueren  por enfermedades cardiovasculares.

Hay muchos sustitutos de la sal; están el laurel, nuez moscada, pimienta, salvia, tomillo, ajo, cebolla, orégano, romero, curry en polvo, eneldo, mosta­za, zumo de limón o pimienta, las opciones son infinitas.

También vale la pena recordar que, si quita el salero de su mesa, no tendrá la tentación de agregarle más sal a sus comidas.

Y por último, a veces caemos en la ignorancia. Sin saberlo, la comida que compramos a diario en los supermercados está repleta de sal y la que más alto grado de concentración tiene son los caldos en cubos, las sopas instantáneas, la tocineta, las pizzas congeladas, los precocidos (deditos de queso, empanadas), el queso azul, la salsa de tomate, el jamón serrano, las aceitunas, el queso manchego, las papas fritas comerciales, los embutidos, etc. La lista es interminable.

El sodio también se encuentra escondido en estado natural en diversos ali­mentos, como la leche, la carne y los crustáceos, pero en grandes cantidades en los alimentos elaborados como lo dijimos anteriormente.

Ya sabemos la relación de la sal con la presión arterial y que esta también se puede elevar sin una causa previa conocida, como malas costumbres, heren­cia o algunas pocas enfermedades muy precisas.

“La baja ingesta de sal es la base del tratamiento de la gran mayoría de enfermedades cardiacas, con suficiente evidencia replicada en estudios científicos, luego en la dieta y más si usted tiene alguna patología cardiaca”, puntualiza el doctor Moya.

Sabemos que no es fácil, pero se puede lograr. Al final, volvemos a las mis­mas recomendaciones: cocinar con poca sal, reemplazarla por otros ingre­dientes, evitar los alimentos procesados, leer las etiquetas para saber cuánto sodio llevan los productos, optar por alimentos naturales y retirar el salero de la mesa.

Anterior Juliana Habib Lorduy: El poder de manifestar los sueños
Siguiente Consumo online durante Semana Santa: descubra las preferencias de compra y motivaciones de los colombianos

Autor

Revista MOMENTOS
Revista MOMENTOS 6402 posts

La Revista MOMENTOS, creada en septiembre del 2011, es una bella publicación digital, sobre Estilo y Calidad de Vida. Salud, Belleza, Viajes, Ambientes & Diseño, Tecnología, Cultura, Arte, Moda, Educación, Espectáculos, Entretenimiento, y Personajes de Actualidad, son algunas de las secciones incluidas en esta interesante revista. Si desea recibir las ediciones, escríbanos a inforevistamomentos@gmail.com, y se la enviaremos a su dirección de correo electrónico. Gracias por seguirnos. www.revistamomentos.co www.revistamomentosusa.com

Puede Interesarte

Beneficios de la Vitamina C para el cuidado de la piel

La vitamina C es una de las mayores fuentes de antioxidantes y productoras de colágeno que existen en la naturaleza. Bogotá, febrero de 2023. La piel necesita atención para que permanezca

¿Sabe usted cómo el tráfico de las ciudades afecta nuestra salud cardiovascular?

  Según el Financial Times, en su más reciente estudio sobre la movilidad de las principales ciudades del mundo, Bogotá está ubicada en el primer puesto como la ciudad más

La Fundación Santa Fe de Bogotá ocupó el primer lugar en Colombia y el segundo en Latinoamérica en el Ranking de mejores hospitales Latam 2023 

En la medición participaron instituciones públicas y privadas, hospitales y clínicas de países además de Colombia, como Chile, Brasil, Argentina, Perú, Panamá, México y Ecuador. El Hospital Albert Einstein de

0 Comentario

¡Sin comentarios aún!

Puedes ser el primero ¡Comenta esta publicación!

Deja una respuesta