RESISTE LOS VIENTOS DE LA VIDA

RESISTE LOS VIENTOS DE LA VIDA

¿Qué tipo de tormentas soplan en tu vida ahora? Hay vientos de cambio, vientos de oposición, de tentación, de conflicto, de problemas, de pruebas… Lo que tienen en común es que son incontrolables en nuestras fuerzas.

POR PASTOR RICK WARREN / FOTOS PIXABAY

1 Reyes 19:11. “El Señor le dijo: —Sal y ponte de pie delante de mí, en la montaña. Mientras Elías estaba de pie allí, el Señor pasó, y un viento fuerte e impetuoso azotó la montaña. La ráfaga fue tan tremenda que las rocas se aflojaron, pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto, pero el Señor no estaba en el terremoto”. Esta podría ser una gran descripción de lo que estamos atravesando en este tiempo de pandemia.

La Biblia usa el viento como metáfora de cosas buenas y malas. Los vientos son incontrolables, y en esta enseñanza veremos que hay cosas que no podemos manejar en nuestra vida porque involucran a otros y no podemos controlar lo que hacen otros; o también son situaciones que tienen que ver con las consecuencias de las circunstancias que vivimos y no podemos controlar todo lo que nos rodea. Entonces, ¿cómo manejo las cosas de la vida que son incontrolables?

Los vientos fuertes provocan estragos a su paso, causando problemas y dificultades, conflictos y tentaciones que representan pruebas, oposición, y producen fatiga y desaliento. ¿Qué hacer?

La Biblia usa la palabra Resistir, como el antídoto frente a los vientos que enfrentamos. Cuando no pueda controlar la enfermedad, a otra persona, a lo que pasa en mi país, en mi familia, con mi pareja, con mis negocios, debo resistir, que es permanecer ileso ante una fuerza destructiva. Dios quiere que resista los dardos del maligno en muchas áreas de mi vida.

Efesios 6:13. “Por ello, vístanse de toda la armadura de Dios para que puedan resistir en el día malo y así, al terminar la batalla, estén todavía en pie”.

Hay 4 principios que son claves para movernos hacia una mejor vida:

  1. Permanezco conectado con mi familia espiritual: Dios no quiere que resista solo los vientos destructivos de la enfermedad, la quiebra, la muerte, una demora o una dificultad. No está bien que el hombre esté solo, necesita de una familia espiritual para permanecer conectado en los tiempos difíciles. Efesios 4:11-14. “Y a algunos les dio el don de ser apóstoles; a otros, el don de ser profetas; a otros, el de anunciar las buenas nuevas; y a otros, el don de pastorear y educar al pueblo de Dios. Su propósito es que su pueblo esté perfectamente capacitado para servir a los demás, y para ayudar al cuerpo de Cristo a crecer. De esta manera, todos llegaremos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, hasta que lleguemos a ser una humanidad en plena madurez, tal como es Cristo. Así dejaremos de ser como niños que cambian de creencias cada vez que alguien les dice algo diferente o logra astutamente que sus mentiras parezcan verdades”.
  2. Pongo en práctica todo lo aprendido: No se trata solo de escuchar la Palabra de Dios, sino que debemos obedecerla y ponerla en práctica. Mateo 7:24-25. “Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca”. La única forma de salir de los vientos que atacan nuestra vida por el techo, por los cimientos y por el frente, es cuando ponemos en práctica lo aprendido y vemos que nuestra casa está construida sobre el cimiento fuerte y sólido, la roca que está en las Escrituras. Puedo tener toda clase de ataques, pero no logran devastarme porque practico lo que este libro dice. Dios es quien tiene el control de todo. Juan 13:17. “Ahora que saben estas cosas, Dios los bendecirá si las hacen”. Santiago 1:25. “Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia”.
  3. Vuelvo a enfocarme en la grandeza de Dios: La situación difícil puede estar fuera de mi control, pero no del poder de Dios. Cuando vuelvo mi enfoque a la grandeza de Dios, eso es adoración. La adoración es el secreto para resistir lo incontrolable de la vida. Cuando me golpee el viento, no le diré a Dios cuán grande es la tormenta, sino que le diré a la tormenta lo grande que es mi Dios. Mateo 8:24-27. “De repente, se desató sobre el lago una fuerte tormenta, con olas que entraban en la barca; pero Jesús dormía. Los discípulos fueron a despertarlo: —Señor, ¡sálvanos! ¡Nos vamos a ahogar! —gritaron. —¿Por qué tienen miedo? —preguntó Jesús—. ¡Tienen tan poca fe! Entonces se levantó y reprendió al viento y a las olas y, de repente, hubo una gran calma. Los discípulos quedaron asombrados y preguntaron: ¿Quién es este hombre? ¡Hasta el viento y las olas lo obedecen!”. Si Dios tiene poder sobre la fuerza de la naturaleza, lo tiene sobre todo cuanto ha creado. Si Jesús está en tu barca, nada la puede hundir. La adoración es la manera de izar tu vela de modo que los vientos te lleven en la dirección correcta.
  4. Recuerdo que Jesús se preocupa por mí: No solo me enfoco en la grandeza de Dios, ese es su poder; también me enfoco en su amor por mí. Marcos 6:47-48. “Muy tarde esa misma noche, los discípulos estaban en la barca en medio del lago y Jesús estaba en tierra, solo. Jesús vio que ellos se encontraban en serios problemas, pues remaban con mucha fuerza y luchaban contra el viento y las olas. A eso de las tres de la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el agua”. Existen tres razones por las que no debes temer:
  • Jesús está atento a nuestras luchas (cuando lo olvidamos nos asustamos).
  • A Jesús le importa mi cansancio y mi frustración.
  • Jesús se acerca a mí en mi momento de desesperación y Él interviene.

Puede que desde que empezó la pandemia te sientas abandonado, pero no lo estás, Dios está contigo. Debes abrir tus ojos para que veas a Jesús caminando sobre el agua y viniendo a ti. Juan 14:18. “No los abandonaré ni los dejaré huérfanos: vendré a ustedes”. ¿Vas a dejar de remar en tus fuerzas para permitir que Jesús venga a ti? Él está caminando en los problemas que te angustian. Mateo 14:28-33. “Entonces Pedro lo llamó: —Señor, si realmente eres tú, ordéname que vaya hacia ti caminando sobre el agua. —Sí, ven —dijo Jesús. Entonces Pedro se bajó por el costado de la barca y caminó sobre el agua hacia Jesús, pero cuando vio el fuerte viento y las olas, se aterrorizó y comenzó a hundirse. —¡Sálvame, Señor! —gritó. De inmediato, Jesús extendió la mano y lo agarró. —Tienes tan poca fe —le dijo Jesús. ¿Por qué dudaste de mí? Cuando subieron de nuevo a la barca, el viento se detuvo. Entonces los discípulos lo adoraron. ¡De verdad eres el Hijo de Dios!, exclamaron”. Siempre te meterás en problemas si te enfocas en el viento y no en la grandeza del Señor. Juan 6:21. “Entonces lo recibieron con entusiasmo en la barca, ¡y enseguida llegaron a su destino!”.

Si remas en tus fuerzas contra vientos incontrolables no vas a lograrlo, pero si subes a Jesús a tu barca, puedes llegar a tu destino. A veces Dios envía vientos para llevarte a crecer, para hacerte más fuerte desarrollando tu carácter. La oposición puede ayudarte si reaccionas de la manera correcta. La cometa se eleva contra el viento. Entre mayor sea la oposición, más alto puedo ir. Salmo 104:4. “Los vientos son tus mensajeros; las llamas de fuego, tus sirvientes”.

Oremos: Jesucristo, gracias por tu Palabra que es práctica y relevante. Gracias por darnos una familia de fe donde podemos ser edificados juntos y todos podemos alcanzar la madurez para que no nos dejemos llevar de aquí para allá por cada viento en nuestra vida. Señor, hay tantos vientos de enseñanzas en nuestra sociedad que están muy mal, son falsos, son mentiras, medias verdades, dirigidos por gente que engaña y quiere llevarnos al error, ayúdanos a tener la certeza de que tu Palabra nos guiará por el camino correcto. Jesucristo, tú conoces los vientos de mi vida, conoces las circunstancias incontrolables que me asustan, me frustran y me fatigan. Ayúdame a aplicar los 4 principios que hoy me enseñas, a poner en práctica lo aprendido y a enfocarme en tu grandeza; ayúdame a recordar que tú nunca me dejarás solo. Jesucristo, sube a mi barca hoy, ven a mi corazón, entra en mi vida, sé mi salvador. En tu nombre oro, amén.

Anterior LIBROS RECOMENDADOS
Siguiente HERBALIFE NUTRITION, POR UN MUNDO MÁS SALUDABLE Y FELIZ

Autor

Revista MOMENTOS
Revista MOMENTOS 3567 posts

La Revista MOMENTOS es una bella publicación bimestral, impresa y digital, sobre Estilo y Calidad de Vida. Salud, Belleza, Viajes, Ambientes & Diseño, Tecnología, Cultura, Arte, Moda, Educación, Espectáculos, Entretenimiento, y Personajes de Actualidad, son algunas de las secciones incluidas en esta interesante publicación. Si desea recibir las próximas ediciones de la revista en formato virtual, escríbanos a inforevistamomentos@gmail.com, y se la enviaremos a su dirección de correo electrónico. Gracias por seguirnos.

Puede Interesarte

Estilos de Vida 0 Comments

¿QUÉ TANTO SABE DE LA DEPRESIÓN POSPARTO?

Un síndrome que no se debe ignorar Estimado Mayo Clinic: ¿Cuál es la causa de la depresión posparto y es posible que ocurra inmediatamente después de dar a luz? ¿Son

Estilos de Vida 0 Comments

Ejercicios fáciles en casa para adultos mayores

Los beneficios generados por la actividad física en las personas mayores son variados. Entre los principales se destacan mejoras en la salud muscular y ósea; también contribuyen en aspectos como

Estilos de Vida 0 Comments

¿Cómo adecuar nuevamente las rutinas de sueño en los niños?

Expertos de Emma Sleep recomiendan adecuar para los niños un buen espacio de descanso. Bogotá, enero de 2022. En la temporada de vacaciones, las rutinas de sueño en los niños suelen

0 Comentario

¡Sin comentarios aún!

Puedes ser el primero ¡Comenta esta publicación!

Deja una respuesta