LA UNIVERSIDAD POSTPANDEMIA

LA UNIVERSIDAD POSTPANDEMIA

Las carreras tradicionales han tenido que transformarse aceleradamente para preparar a las nuevas generaciones frente a las dinámicas laborales actuales.  Cabe entonces preguntar: ¿cuáles son esos programas que más están demandándose de cara a las profesiones y los cargos del futuro? Y, ¿por qué?

POR MARCO TULIO CALDERÓN PEÑALOZA
Rector
Universidad La Gran Colombia

Pueden continuar ofreciéndose las carreras tradicionales; pero, con las competencias y habilidades propias de las tecnologías de la información y la comunicación, entre estas, el uso apropiado de la “inteligencia artificial”, el apoyo continuo en las bases de datos, las cadenas de bloques para asegurar los procesos, la asistencia de la robótica para mejorar el sistema comunicacional y, ahora, los fenómenos avanzados del “metaverso” y la computación cuántica, el paso de la web 1.3 a la web 3.0 y al protocolo IPv6, para un ejercicio profesional productivo y competitivo.

En cuanto a las carreras nuevas, se pueden mencionar entre otras, la robótica, de software y hardware; la administración y el control de drones; la programación de software especial para la gestión de las empresas y la innovación; la biomedicina, incluida la ingeniería biomédica; la nanotecnología; el periodismo digital; la investigación cibernética; la neurociencia; la agricultura orgánica de precisión y el cultivo vertical; y la auditoría de ecosistemas; entre muchos otros programas académicos de pregrado y postgrado que promuevan la innovación y la sostenibilidad y la búsqueda de las soluciones a la problemática propia de los retos de la complejidad y la incertidumbre del mundo y la vida misma.

Si los planes de estudio de los pregrados actuales no son los mismos de hace dos o tres años ¿qué criterios se tienen en cuenta a la hora para transformarlos, especialmente, pensando en las demandas del mercado laboral?

La actualización de los lenguajes comunes y disciplinares con el fin de potenciar el reconocimiento efectivo del cambio al interior de los contextos sociales y las competencias blandas que el ejercicio laboral exige, junto con una inclusión transversal e integral de las tecnologías de la información y la comunicación para asegurar los aspectos puramente disciplinares y adoptar procesos nuevos que garanticen la competitividad empresarial global. Este compromiso institucional tendrá que ser asumido por los egresados desde su ingreso a las aulas universitarias como estudiantes. Las máquinas y las plataformas especializadas son el instrumento para la disponibilidad inmediata de los datos y el análisis prospectivo para el incremento del desempeño en los negocios y en el trabajo.

En esta ´danza del cambio´, se tiene una idea de qué carreras del futuro se relacionan con la tecnología, la internet de las cosas (IoT) y la big data, entre otros avances; sin embargo, ¿cuáles son las carreras que, sin ser propiamente tecnológicas, se proyectan hacia el futuro próximo?

Aquellas que implican una innovación en su configuración, oferta y experiencia o la generación de competencias nuevas para la educación, un modelo de licenciaturas bajo la mirada STEAM + H. Esta formación actualiza a los profesores y les permite la apropiación de una visión desde la ciencia, la tecnología, la ingeniería, el arte y las matemáticas, integradas con las humanidades, que admita la preparación de personas integrales con un criterio reflexivo, propio del pensamiento crítico, dirigido al interés social; pensar en el otro, pasar de la mismidad a una alteridad que construya comunidad; conditio sine qua non para una civilización con futuro.

De acuerdo con las últimas cifras del Ministerio de Educación Nacional, del total de los estudiantes que se gradúan en los colegios, solo el 15% se matricula en una universidad y la educación superior se contrajo un 8% en 2019. Esta cifra fue superior al 19% en el periodo 2021-2022. ¿Cómo combatir estos indicadores?

La disminución de los estudiantes obedece a dos realidades, la demográfica y la financiera, agravadas por la necesidad del trabajo, para el sustento propio, o la mala formación inicial, básica y media.

En los temas demográficos, se deben evaluar los motivos por los cuales, las últimas dos generaciones, han optado por no conformar una familia estable o, simplemente, haber decidido individual o conjuntamente no tener hijos; esa es una dinámica que indudablemente puede afectar el mundo de la educación, tanto básica como universitaria.

En materia económica, es menester garantizar el favorecimiento de las posibilidades de acceso, con una financiación y unos costos asequibles para la entrada al proceso de formación y la permanencia en el sistema educativo, incluido el nivel superior. La Universidad La Gran Colombia fue la primera universidad nocturna para los trabajadores de Colombia e Hispanoamérica; hace más de 71 años se rompió el paradigma de la jornada diurna exclusiva y se constituyó la primera institución universitaria en permitir, en la educación, que los jóvenes y adultos trabajadores pudieran ser “papás de sí mismos”; que, con su peculio laboral, asumieran el costo de su educación mediante el trabajo, ampliando y combinando su jornada diurna con la nocturna.

Finalmente, deben asegurarse los programas con la adopción de las tecnologías de la información y la comunicación, necesarias para potenciar la productividad y la competitividad, y unos procesos mediados por la “inteligencia artificial” con miras a la inserción global que requiere el país en este mundo cada vez más expuesto a las dinámicas de la confrontación de los mercados.

Se requiere mantener y profundizar la formación integral para permitir crear un tejido social que promocione los postulados del respeto a la dignidad humana, el trabajo y la vivencia de la solidaridad, expresadas en la cohesión social y la convivencia pacífica, teleológicamente establecidas en la Constitución Política de Colombia, como las finalidades fundamentales del Estado.

El principal reto de las Instituciones de Educación Superior pasa por la asunción del compromiso de educar para la vida. El estudiante debe aprender a leer y escuchar, comprender al otro y no solo habilitarlo en la tarea de contestarle, como si tratara de adoptar la posición de la cobra. Solo así se garantiza una generación de consensos y respeto a la individualidad del pensamiento, el multiculturalismo, el pluralismo y la libertad de la conciencia.

Anterior BEAUTY HACKS CON TU BASE DE MAQUILLAJE: LOS INDISPENSABLES
Siguiente Aprendiendo del IKIGAI

Autor

Revista MOMENTOS
Revista MOMENTOS 4337 posts

La Revista MOMENTOS es una bella publicación bimestral, impresa y digital, sobre Estilo y Calidad de Vida. Salud, Belleza, Viajes, Ambientes & Diseño, Tecnología, Cultura, Arte, Moda, Educación, Espectáculos, Entretenimiento, y Personajes de Actualidad, son algunas de las secciones incluidas en esta interesante publicación. Si desea recibir las próximas ediciones de la revista en formato virtual, escríbanos a inforevistamomentos@gmail.com, y se la enviaremos a su dirección de correo electrónico. Gracias por seguirnos.

Puede Interesarte

Cultura 0 Comments

EL VIAJE SIMBÓLICO DEL LECTOR EN UNA REVISTA

En esta ocasión haré un breve recorrido por algunas revistas de principios del siglo XX, iré resaltando pequeños detalles de ellas, algunas de contenido literario o artístico, otras pertenecientes a

Cultura 0 Comments

El debate presidencial en E.U.: un adiós a la ética pública

Siendo aliados estratégicos en mayor o menor grado de las campañas del sistema, su impostura de independencia hoy es cada vez más evidente. “Los políticos son los seres de quienes

Cultura 0 Comments

Lecturas para repensar la empresa

Repensar el presente desde la empresa nos obliga a realizar cambios, reinventarnos y crear una nueva forma de trabajo que conlleve a cumplir con los objetivos. Hemos seleccionado varios libros

0 Comentario

¡Sin comentarios aún!

Puedes ser el primero ¡Comenta esta publicación!

Deja una respuesta